sábado, 14 de febrero de 2009


En la vereda de mi casa.. No puedo hacer mas que llorar. Respiro ..el aire es fresco y siento que no hay opresión en mi cien. Cuantas lágrimas mas pensas derramar, atras de esa puerta? Las nenas juegan en la esquina, como las envidio, extraño jugar en esas noches de verano cuando todo era cantar, bailar, andar en bicicleta y jugar a las muñecas. Cuan dolorosas son desde hace vacíos años ya, las noches de verano? El gato sentado al lado mio, mirándome, y mirando las nenas, el es mas feliz que yo. Que noche mas hermosa para estar triste, sospecho que es la peor época del año para estar mal. Cuanto puede doler el corazón? He pensado en irme de mi, no aprendo fácil. Siempre caigo, caigo y caigo a lo mas profundo. Llora mi corazón, yo no he podido abrazarlo. Me quede sin nada, estoy tan sola. Ya no hay frescura en la vereda de mi casa, he invadido el aire con mi tristeza. Aún así, no quiero volver del otro lado de la puerta. Solo espero el día en que se sepa, con la ilusión de que sea éso, aunque sé que va a ser lo otro. Ya va siendo la hora de desarmar las valijas.

1 comentario:

  1. Si con desarmar unas valijas bastara el mundo se llenaria de olvido.

    ResponderEliminar